Facebook
Viernes, 29 de Agosto de 2014
Inicio / Lo nuestro / La historia del Venado Cola Blanca /
   

La historia del Venado Cola Blanca

 

La especie que está a punto de desaparecer por la caza excesiva, desde el principio de los tiempos ha sido consagrado en todas las religiones como estandarte de la paz y la santidad. En el llano se le persigue sin misericordia.

 

El Venado Cola Blanca que esta en las llanuras de Casanare es una de las 38 subespecies que habitan en el planeta y que  difieren notoriamente en tamaño, en áreas tropicales tienden a ser pequeño
Una vieja leyenda relatada en las crónicas de los Jesuitas que ocuparon las tierras de Casanare y Arauca, en tiempos de la colonia,  señala que un viejo campesino y su pequeño hijo de 2 años, se internaron en el bosque en busca de leños secos para alimentar el fogón de su casa. 

Dice el escrito que de pronto apareció frente a ellos, un fiera negra de ojos brillantes y enormes dientes que amenazaba sus vidas. Que ante el peligro, el anciano optó por tratar de proteger al niño escondiéndolo entre  el montón de troncos que había juntado, de tal manera que las garras del animal no lo alcanzaran.

El viejo campesino fue atacado por la espalda y herido mortalmente. Que cuando la fiera intentó sacar el niño de la empalizada, apareció desde el ramaje del bosque, una venada que de un brinco saltó sobre la animal y con sus afilados cascos, le produjo sendas heridas sobre el cuello de la bestia que huyó despavorida.  

Que la venada lamió las heridas del viejo campesino, volviéndolo a la vida para luego perderse en la oscuridad del bosque y que el viejo campesino tuvo las fuerzas para volver a casa con su hijo. 

El Venado Cola Blanca que habita las llanuras de Casanare es una de las 38 subespecies que habitan en el planeta y que  difieren notoriamente en tamaño. En áreas tropicales tienden a ser pequeños; los adultos miden entre 60 y 114 centímetros de altura . El color generalmente es de pardo rojizo o pardo grisáceo. 

La garganta tiene un área blanquecina, que continúa bajo la mandíbula, excepto por un área negra localizada debajo de la comisura de la boca; el mentón es blanco. Los ojos están bordeados de blanco y el rostro es blanco en el extremo, atrás de la nariz. El vientre es blanquecino. La cola es parda por arriba, pero muy blanca abajo. Los machos presentan astas durante la época apareamiento.

Habitan generalmente en zonas de montes que ofrecen protección y la mayor parte de su comida, ya que a pesar de que se alimentan temporalmente de pastos verdes y hierbas, son principalmente ramoneadores.

Otra Leyenda
Un pequeño venado bebía agua cuando escuchó voces extrañas; al voltear vio que era un grupo de cazadores que disparaban sus flechas contra él. 
Muy asustado, el cervatillo corrió tan veloz como se lo permitían sus patas, pero sus perseguidores casi lo atrapaban. Justo cuando una flecha iba a herirlo, resbaló y cayó dentro de una cueva oculta por matorrales.

En esta cueva vivían tres genios buenos, quienes escucharon al venado quejarse, ya que se había lastimado una pata al caer.

Compadecidos por el sufrimiento del animal, los genios aliviaron sus heridas y le permitieron esconderse unos días. El cervatillo estaba muy agradecido y no se cansaba de lamer las manos de sus protectores, así que los genios le tomaron cariño.

En unos días, el animal sanó y ya podía irse de la cueva. Se despidió de los tres genios, pero antes de que se fuera, uno de ellos le dijo: —¡Espera! No te vayas aún; queremos concederte un don, pídenos lo que más desees.

El venadito lo pensó un rato y después les dijo con seriedad: —Lo que más deseo es que los venados estemos protegidos de los hombres, ¿ustedes pueden ayudarme?

—Claro que sí —aseguraron los genios. Luego, lo acompañaron fuera de la cueva. Entonces uno de los genios tomó un poco de tierra y la echó sobre la piel del venado, al mismo tiempo que otro de ellos le pidió al sol que sus rayos cambiaran de color al animal. Poco a poco, la piel del cervatillo dejó de ser clara y se llenó de manchas, hasta que tuvo el mismo tono que la tierra que cubre el suelo de Casanare. En ese momento, el tercer genio dijo: —A partir de hoy, la piel de los venados tendrá el color de nuestra tierra y con ella será confundida. Así los venados se ocultarán de los cazadores, pero si un día están en peligro, podrán entrar a lo más profundo de las cuevas, allí nadie los encontrará.

 


 

 

 

Opción
Descripción
Total

 

../Info/Sitio_relacionado/2010-12-30_12-01-42-pmConfecamaras.png ../Info/Sitio_relacionado/2010-12-30_12-02-01-pmCerticamara.png ../Info/Sitio_relacionado/2010-12-30_12-02-17-pmExpocasanare.png ../Info/Sitio_relacionado/2010-12-30_12-02-34-pmIndustria.png ../Info/Sitio_relacionado/2010-12-30_12-02-50-pmRue.png ../Info/Sitio_relacionado/2010-12-30_12-03-06-pmexe.png ../Info/Sitio_relacionado/2012-01-24_03-17-24-pmDian.png ../Info/Sitio_relacionado/2012-01-24_03-20-53-pmCAE.png